miércoles, 13 de marzo de 2013

Habemus Papam


De Argentina el Nuevo Líder de la Iglesia Católica
BUENOS AIRES (Reuters) - Jorge Bergoglio, el primer Papa jesuita de la historia del catolicismo, es un sacerdote argentino de hábitos monacales que no duda en atacar al poder político, aunque paradójicamente su actuación en ese terreno le deparó el capítulo más amargo de su vida clerical.

Reservado, poco amigo de lo mediático,
preocupado por la marginación social, el nuevo Papa llamado Francisco I gobernaba con firmeza la arquidiócesis de Buenos Aires y proyecta un pontificado sin sorpresas en los desafíos que la sociedad moderna plantea a la Iglesia como la sexualidad, el divorcio, el aborto o la bioética.

Una de sus biógrafas, Frascesca Ambrogetti, lo describe como una "personalidad absolutamente moderada. Es absolutamente capaz de hacer la necesaria renovación (en la Iglesia) sin saltos en el vacío".

"Coincide con la necesidad de una Iglesia misionera. Que salga al encuentro de la gente, activa y no pasiva. Una Iglesia que no sea reguladora de la Fe, sino promotora y facilitadora de la Fe", explicó.

De 76 años, el ex cardenal es un hombre austero, de marcada espiritualidad y apegado a las tradiciones seculares del catolicismo. De aspecto hierático, habita en un apartamento pequeño -rechazó la residencia oficial del arzobispado, más confortable-, donde pasa los fines de semana en soledad.

"Sobriedad y austeridad es su estilo de vida. Viaja en subte (metro), en colectivo (autobús), los viajes a Roma los hace en clase turista", describió Ambrogetti.

Suele guardar para sus escasas apariciones públicas discursos cargados de palabras duras tanto para los políticos como para la ciudadanía, señalando la pobreza masiva, la marginación y la desigualdad social que vive Argentina.

Según medios de prensa internacionales, Bergoglio había sido uno de los cardenales más votados en el Cónclave del 2005 que convirtió a Joseph Ratzinger en Benedicto XVI.


LOS AÑOS NEGROS
Llegó al sacerdocio a los 32 años, casi una década después de perder un pulmón por una enfermedad respiratoria y de dejar sus estudios de química. Pero pese a su ingreso tardío, en menos de cuatro años llegó a liderar la congregación jesuita local, un cargo que ejerció de 1973 a 1979.

Su ascenso coincidió con uno de los periodos más oscuros de Argentina, lo que le deparó fuertes críticas: la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1982.

Las críticas llegaron a causa del secuestro de dos jesuitas detenidos clandestinamente por el gobierno de facto por hacer tareas sociales en barriadas de extrema pobreza. Según la acusación, Bergoglio les retiró la protección de su orden religiosa. Ambos párrocos sobrevivieron a un encierro de cinco meses.

El caso se relata en el libro "El silencio" del periodista Horacio Verbitsky, también presidente de la entidad privada defensora de los derechos humanos CELS. Se apoya en manifestaciones de Orlando Yorio, uno de los jesuitas secuestrados, antes de fallecer por causas naturales en 2000.

"La historia lo condena: lo muestra como alguien opuesto a todas las experiencias innovadoras de la Iglesia y sobre todo, en la época de la dictadura, lo muestra muy cercano al poder militar", señaló tiempo atrás el sociólogo Fortunato Mallimacci, ex decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Los detractores de esa postura sostienen que no está probada y que, por el contrario, Bergoglio ayudó a muchos a escapar de las fuerzas armadas durante los años de plomo.

En el Vaticano, lejos de la mancha ignominiosa de la dictadura que aún sobrevuela sobre muchos de los que tuvieron actividad pública en esa etapa de Argentina, se espera que este hombre silencioso conduzca la estructura de la Iglesia con mano férrea y con una marcada preocupación social.

Los políticos argentinos fueron varias veces blanco de la retórica filosa del sacerdote, que los ha acusado de no combatir la pobreza y querer enquistarse en el poder.

En 2010, también se enfrentó al Gobierno de la presidenta Cristina Fernández cuando impulsó una ley para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva al plan de Dios", escribió Bergoglio en una carta días antes de que el proyecto fuera aprobado por el Congreso.

Cardenal desde 1998, muchos de los pares que eligieron a Bergoglio lo conocieron por su inesperada y reconocida actuación de relator durante el Sínodo de purpurados de 2001.

Hijo de un hogar de clase media con cinco hijos, de padre ferroviario y madre ama de casa, poco afecto a aceptar invitaciones privadas y poseedor de un "pensamiento táctico', según los especialistas, ahora deberá presentar sus credenciales ante más de 1.000 millones de católicos.

El papa Francisco, cardenal argentino.
Ciudad del Vaticano, 13 mar (EFE) - El papa Francisco, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, dijo hoy en sus primeras palabras a los fieles que "parece que los cardenales han ido a buscar al nuevo pontífice al fin del mundo", en referencia a su país de origen, Argentina.

"Comenzamos este camino de la Iglesia de Roma, obispo y pueblo, juntos, en hermandad, amor y confianza recíproca. Recemos unos por otros, por todo el mundo, para que haya una gran hermandad. Este camino debe dar frutos para la nueva evangelización", dijo Francisco, en su primera aparición ante los fieles tras ser elegido pontífice.

El nuevo papa se presentó ante las decenas de miles de fieles que llenaban la plaza de San Pedro del Vaticano vestido con la sotana blanca, pero sin esclavina roja.

"Hermanos y hermanas, buenas tardes. Sabéis que el deber de un cónclave es dar un obispo a Roma y parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo al fin del mundo, pero ya estamos aquí", fueron las primeras palabras que pronunció, en medio de los aplausos de los presentes y ondear de banderas argentinas.

Después, pidió a los fieles que pidan a Dios que le bendiga y tuvo palabras de recuerdo para Benedicto XVI, quien, según fuentes oficiales vaticanas, ha seguido la "fumata blanca", el anuncio y la presentación del nuevo papa por televisión.

Francisco impartió su primera bendición Urbi et Orbi, a la ciudad de Roma y a todo el mundo. EFE

Activistas femenistas que buscan espacios
en el sacerdocio católico
Los retos del nuevo PAPA

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.- Una Iglesia católica en crisis y expectante es lo que heredará el Papa Francisco I, aseguran especialistas en asuntos religiosos.

Elio Masferrer Kan, antropólogo de las religiones de la  Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló que uno de los principales problemas que tendrá que atender el sucesor de Benedicto XVI es la deserción de los católicos en el mundo, incluyendo México.

Situación que ha sido resultado de los escándalos que ha vivido la Iglesia, pero sobretodo, dijo, por la falta de un compromiso pastoral de algunos sacerdotes que están más preocupados por obtener bienes materiales, que por acercarse a la feligresía.

“El verdadero problema es que los católicos se están yendo de la Iglesia católica. De acuerdo a las investigaciones que hice y que sigo  haciendo en la UNAM, en México no se puede decir que los católicos sean más del 73 por ciento de la población.

Estamos hablando de que los pentecostales y los evangélicos ya son alrededor del 20 por ciento de la población, en concreto se podría decir que los católicos son alrededor  de 80 millones de personas y los evangélicos son alrededor de 20 o 22 millones de personas”, explicó el catedrático de la Máxima Casa de Estudios.

Cabe señalar que de acuerdo a la publicación del Semanario “Desde la fe”, que la Arquidiócesis de México hizo en marzo del 2012, previo a la visita de Benedicto XVI a nuestro país, se especificó que el porcentaje de católicos en México cayó de 88 a 83.9 por ciento –casi 93 millones con respecto a 112 millones de habitantes, citando cifras del censo de población del INEGI 2010.

No obstante, Elio Masferrer añadió que aunque México se observe como un país católico, en la práctica es muy diferente.

“Del análisis que hemos realizado, tenemos como resultado que gran parte de las personas que se asumen como católicos, no van a misa, tampoco hacen la primera comunión, no se confirman, no ratifican el pacto que sus padres hicieron al bautizarlos dentro de la Iglesia católica.

Le doy datos: solo se bautizan el 73 por ciento de los católicos; de los matrimonios que pasan por el registro civil, se casa solo el 51 por ciento por la Iglesia, no hablemos de la unión libre, que cada día aumenta en nuestro país. Entonces la Iglesia Católica está en una crisis muy profunda”, detalló Masferrer Kan.

A lo anterior, dijo el especialista en religiones, hay que sumarle, los retos que tendrá el nuevo Obispo de Roma en torno a vencer la pederastia clerical y detener el lavado de dinero que han involucrado a la Jerarquía Católica en el Vaticano.

“El pontífice que llega a dirigir al mundo católico debe tener mucha fuerza y mucha decisión. porque deberá enfrentar grupos de poder interesados en mantener la pederastia clerical en secreto y que desearán no moverle al avispero, ya que hay muchos episcopados nacionales que están muy comprometidos en este asunto de los abusos sexuales a menores de edad.

La otra cuestión, explicó el antropólogo de las religiones, será el papel que asuma Jorge Mario Bergoglio, como Jefe del Estado Vaticano.
Activista de FEM arrestada por policías italianos

“Se trata de hacer frente a  los grupos que manejan  la corrupción en la Ciudad  del Vaticano y terminar con los malos manejos de dinero que ha realizado la banca Vaticana, que  es un paria en el sistema  financiero europeo. Además de que ya es considerado como un espacio de lavado de dinero de grupos mafiosos con los que no pudo lidiar Benedicto XVI”, enfatizó Elio Masferrer Kan.

Héctor Velázquez Fernández, Doctor en Filosofía de las religiones de la Universidad Panamerica (UP), coincide en señalar que dentro de los retos que tendrá que enfrentar el nuevo líder de la Iglesia Católica será restablecer la confianza de la feligresía, terminando con la problemática interna que se ha padecido.

“Considero que lo más trascendente es brindar una solución inmediata a los casos de pederastia que se han denunciado. Se tendrá que hacer una nueva operación a nivel mundial que deje satisfechos a todos, sobretodo a las víctimas y a las familias de las víctimas. Y es un asunto que tiene que ser atendido por justicia, no por una presión mediática o social”, explicó el experto.

Tras los diversos desencuentros que se vivieron durante el pontificado de Benedicto XVI con musulmanes y judíos, el académico de la UP, señaló que otro asunto importante será lograr una mejor comunicación con las principales religiones del mundo.

“Ahora, el Santo Padre tendrá que restablecer también la confianza de la Curia Romana, que es el gobierno de la Iglesia. Se tendrán que replantear  nuevos acercamientos con las tres grandes religiones monoteístas, de manera que principalmente el Islam y la religión Judía tengan un verdadero diálogo con la jerarquía  católica.

Se requiere además una reforma de transparencia, para evitar la filtración de información, como sucedió con los Vatileaks y una reforma interna que regule la función de la banca Vaticana para que exista una tranquilidad en torno al uso del dinero de la Santa Sede”, precisó el Doctor en Filosofía de la religiones de  la UP.

Por su parte, Gabriel Barrios Mendoza, Profesor de Religión del Centro Escolar Atoyac, señaló que luego de haber participado en la Jornada Mundial de la Juventud 2011, encabezada por  Benedicto XVI,  en España, es claro que uno de los objetivos del Papa número 266 de la historia, será reconquistar a los jóvenes.

“Necesitamos un Papa muy similar a Juan Pablo II, necesitamos que este nuevo pontífice sea posmoderno, que de un buen uso a las redes sociales y a la tecnología para atraer a los niños y a los jóvenes. Debe ser un hombre de Dios, un hombre de Iglesia adecuado a la época que estamos viviendo”, señaló el académico.

Barrios Mendoza añadió que en esta nueva evangelización que la Iglesia católica ha iniciado, debe voltear la mirada a la juventud Europea que se ha alejado del catolicismo y rescatar las nuevas vocaciones que todavía existen en América Latina, donde dijo, hay una mayor número seguidores del catolicismo.

“Estamos viviendo tiempos difíciles en la Iglesia católica, por lo que el Papa Francisco I, debe tener la capacidad de escuchar las demandas de los feligreses y hacer las reformas que la Iglesia necesita, para volver a ser incluyente y rescatar a los jóvenes que hoy ya no entienden bien la relación Iglesia-Dios.

Los jóvenes siguen creyendo en Jesucristo, pero ya no creen en los sacerdotes, porque muchos de ellos, se han visto envueltos en escándalos de pederastia o en malos manejos de dinero, perdiéndole la confianza a la Iglesia”, detalló el maestro en religión del Centro Escolar Atoyac.

Rito del Nuevo PAPA

CIUDAD DEL VATICANO, 13 de marzo.- En la Capilla Sixtina, después del último escrutinio y realizada la elección del Sumo Pontífice canónicamente, el elegido se queda en su sitio. Nadie puede acercarse a él.

El último de los Cardenales Diáconos llama al aula de la elección al Secretario del Colegio de los Cardenales y al Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias.

Las puertas cerradas de la Capilla se abren. Es entonces que el Cardenal Decano, en nombre de todo el Colegio de los electores, pide el consentimiento del elegido con las siguientes palabras: ¿Aceptas tu elección canónica para Sumo Pontífice? Y, una vez recibido el consentimiento, le pregunta: ¿Cómo quieres ser llamado?

Entonces el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias, actuando como notario y teniendo como testigos a dos Ceremonieros que serán llamados en aquel momento, levanta acta de la aceptación del nuevo Pontífice y del nombre que ha tomado.

Después de la aceptación, el elegido que ya haya recibido la ordenación episcopal, es inmediatamente Obispo de la Iglesia romana, verdadero Papa y Cabeza del Colegio Episcopal; él mismo adquiere de hecho la plena y suprema potestad sobre la Iglesia universal y puede ejercerla.

Entre tanto, cumplidas las otras formalidades previstas en el Ordo rituum Conclavis, los Cardenales electores, según las formas establecidas, se acercan para expresar un gesto de respeto y obediencia al neoelegido Sumo Pontífice.

A continuación se dan gracias a Dios y el primero de los Cardenales Diáconos (el proto diácono) anuncia al pueblo, que está esperando, la elección y el nombre del nuevo Pontífice.

Poco después el Papa elegido imparte la Bendición Apostólica Urbi et Orbi desde el balcón central de la Basílica Vaticana.

El Cónclave se concluirá inmediatamente después de que el nuevo Sumo Pontífice elegido haya dado el consentimiento a su elección, salvo que él mismo disponga otra cosa.

Desde ese momento podrán acercarse al nuevo Pontífice el Sustituto de la Secretaría de Estado, el Secretario para las Relaciones con los Estados, el Prefecto de la Casa Pontificia y cualquier otro que tenga que tratar con el Pontífice elegido cosas que sean necesarias en ese momento.

El Pontífice, después de la solemne ceremonia de inauguración del pontificado y dentro de un tiempo conveniente, tomará posesión de la Patriarcal Archibasílica Lateranense, según el rito establecido.

Presidente mexicano alentará una buena relación con nuevo PAPA

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de marzo.-Ante la noticia de que el Concilio Vaticano ha elegido ya al sucesor de Benedicto XVI, el presidente Enrique Peña Nieto declaró "queremos alentar una buena relación, una relación cordial, de respeto y que además de ello pues no se puede dejar de reconocer que es un pueblo el nuestro donde la mayoría de la sociedad profesa la fe católica".

En su cuenta de Twitter, saludó a Francisco, el nuevo jerarca de la Iglesia católica: “Saludamos c respeto y afecto a Papa Francisco, Jefe del Estado Vaticano, con que deseamos establecer relación cordial y cercana”.

Previamente, destacó que buscará con el Vaticano una relación "de colaboración institucional en favor de las causas nobles que me parece nos pueden identificar".

Hasta el momento la Presidencia de la República ha anunciado que el mandatario saldrá de México hacia el Vaticano el jueves por la noche.


Se activa cuenta Twitter del PAPA

Ciudad del Vaticano, 13 mar (EFE).- La cuenta de twitter @pontifex, con la que el papa emérito Benedicto XVI desembarcó en la esta red social y que había quedado desactivada temporalmente, tras su renuncia, vuelve a estar operativa y su primer tuit ha sido: "Habemus Papam Franciscum".
Este primer tuit ha sido escrito alrededor de las 20.30 horas local (19.30 GMT) después de que el recién elegido pontífice, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, que ha escogido el nombre de Francisco, hiciera su primera aparición ante los fieles que llenaban la plaza de San Pedro del Vaticano.
El mensaje fue escrito en los nueve idiomas con los que cuenta este perfil, entre ellos el español.
La cuenta, que fue activada el pasado 12 de diciembre, había quedado suspendida temporalmente, durante el período de sede vacante, el interregno que va entre la renuncia y la elección de su sucesor.
El último tuit que transmitió Benedicto XVI fue el día de su renuncia al pontificado, el pasado 28 de febrero, pocos minutos antes de abandonar el Vaticano en helicóptero.
En él, Joseph Ratzinger agradeció a los fieles su "amor y cercanía" y les deseó que experimentaran "siempre la alegría de tener a Cristo como el centro" de sus vidas. EFE