martes, 23 de julio de 2013

Arquitectura


Palacio Nacional

Palacio Nacional, es el escenario fundamental que tiene varios pasajes históricos de México y que tuvo sus orígenes en la época de la Conquista de México-Tenochtitlan por Hernán Cortés, quien en 1523 dispuso se construyera sobre las ruinas del que fue Palacio de Moctezuma Xocoyotzin.

El inmueble originalmente tuvo el diseño de una fortaleza medieval y sirvió de alojamiento a los representantes del poder de la Nueva España.
Don Luis de Velasco, segundo virrey, lo habitó por primera vez y durante su gobierno lo acondicionó para dar cabida también a los tribunales y a la cárcel de la corte Real.

Al paso del tiempo su trazo arquitectónico cambió, diversos acontecimientos influyeron en su modificación: en 1659 se incendió la cárcel y en 1692 hubo incendios y saqueos provocados por grupos de indígenas inconformes. Los acontecimientos provocaron el inicio de obras de reconstrucción que se prolongaron hasta muy avanzado el siglo XVIII, con lo que el Palacio adoptó la forma de un edificio barroco.


Al consumarse la independencia de México en 1821, el inmueble recibió el nombre de Palacio Nacional, por ser la sede de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

Para la primera mitad del siglo XIX, el Palacio Nacional estaba deteriorado y olvidado, hasta que en 1852 Mariano Arista dispuso su remozamiento y la ampliación de la tercera puerta, en el costado norte de la fachada.

El emperador Maximiliano promovió la construcción de algunas obras al interior de Palacio. Creó el Salón de los Insurgentes en las áreas presidenciales y dispuso la construcción de la escalera de la emperatriz.

Durante el gobierno de Porfirio Díaz, con motivo del centenario de la independencia, fueron decorados los salones presidenciales. Destacan los plafones y el salón Panamericano, elaborados y diseñados por el arquitecto Antonio Rivas Mercado.

En el gobierno del presidente Plutarco Elías Calles, se inició la construcción del tercer nivel y fue restaurada la fachada, con lo que Palacio Nacional adquirió la fisonomía arquitectónica actual. 

La fuente ubicada en el Patio Central es una réplica de la original que existió hace más de 300 años en ése mismo sitio, tiene en su parte superior la representación de un Pegaso, cuyo simbolismo se apega al mito griego de Perseo donde al matar a Medusa nace Pegaso que representa tres virtudes: el valor, la prudencia y la inteligencia ya que Perseo al decidirse a enfrentar a la Medusa fue valiente, al decidir no mirarla de frente fue prudente y al hacerlo a través del reflejo en su escudo fue inteligente. Se dice que estas virtudes debe tenerlas quien ocupe este palacio para gobernar al país.

Entre 1929 y 1951, el muralista Diego Rivera realizó cinco murales en la segunda planta en el patio central y el espacio de la escalera principal. Los cuales fueron restaurados durante el año 2009, con motivo de los festejos del Bicentenario de la Independencia Mexicana. 

Palacio Nacional está ubicado al oriente de la Plaza de la Constitución, es el edificio más grande y uno de mayores dimensiones del país. 

Su fachada principal, revestida con piedra de chiluca y tezontle, muestra en su parte inferior y media un estilo barroco sobrio de los siglos XVII y XVIII, y en su parte superior, construida entre 1926 y 1928, el estilo llamado neocolonial. Dicha fachada consta de tres portadas, correspondientes a sus puertas monumentales, entre las que destaca por su simbolismo la central. 

En lo alto se observa la Campana de Dolores, uno de los objetos de mayor relevancia para la historia patria. Esta fue la campana que hizo sonar Miguel Hidalgo y Costilla la madrugada del 16 de septiembre de 1810 y con ello  comenzar "La Independencia". Debajo de ella se ubica el balcón Presidencial, sitio donde cada 15 de septiembre por la noche el presidente da el  "Grito de Independencia", con vítores y repiques de campana. Remata la portada el escudo nacional flanqueado por un caballero águila y un soldado español.

Las portadas laterales descubren las puertas denominadas Mariana y de Honor. La primera, ubicada en el ala norte es así conocida en memoria del presidente Mariano Arista, quien la mando construir en 1852, la otra ubicada al sur, recibe su nombre por ser la puerta reservada para uso exclusivo del presidente de la República. La fachada cierra en sus extremos con los torreones de estilo militar revestidos de cantera.

El Palacio Nacional continúa siendo la sede oficial del Poder Ejecutivo, aunque ya no es su residencia oficial que fue trasladada a Los Pinos en el Bosque de Chapultepec. En Palacio se realizan actos protocolarios del Presidente, como jefe del Estado Mexicano: celebración del Grito de Dolores, desfiles militares conmemorativos de la Independencia y de la Revolución Mexicana, mensajes del Presidente con motivo de sus informes de gobierno, recepción de Jefes de Estado y de gobierno de países extranjeros, recepción de credenciales del cuerpo diplomático acreditado en el país, entre otros eventos. Con la realización de todos estos eventos Palacio Nacional refrenda que es testigo de la historia de México.