miércoles, 17 de julio de 2013

Publicidad Engañosa

Multa PROFECO con más de 2 millones de pesos a Genomma Lab
  •  La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) volvió a poner contra la pared a una empresa mexicana, se trata de Genomma Lab, la cual fue multada por la institución con dos millones 33 mil pesos por publicidad engañosa vinculada a su jabón del Tío Nacho.
De acuerdo con el organismo, en el caso de Genomma Lab, firma dueña de marcas como Asepxia, MForce y Primer Nivel su publicidad engañosa “perjudicaba la economía e intereses de los consumidores”.
La publicidad del producto menciona que: “Tío Nacho Jabón Jalea Real nutre e hidrata tu piel, ya que está especialmente formulado con una de las sustancias más nutritivas de la naturaleza: La Jalea Real, caracterizada por su gran contenido de vitaminas y minerales que aportan importantes beneficios a tu cuerpo”.
Solamente durante los primeros tres meses del año la empresa registró utilidades de 147 millones de pesos lo que significó un avance de 4.5 por ciento en comparacion anual.
La firma se ha caracterizado por sus constantes adquisiciones, recientemente firmó un contrato de licencia para usar la marca Losec AMR, contrato que tiene una vigencia de 99 años.
Para pagar los pasivos que han generado sus constantes adquisiciones, la empresa recientemente colocó en la Bolsa Mexicana de Valores dos mil millones de pesos en deuda.
El pasado 5 de julio, la Profeco también puso bajo la lupa a Grupo Bimbo, empresa que tenía información confusa de sus productos.

Tío Nacho puso en entredicho a Genomma Lab, empresa de productos para el cuidado personal y de medicamentos de libre venta.
Y es que la Procuraduría Federal del Consumidor decidió multar a la compañía con dos millones 33 mil pesos por el uso de publicidad engañosa.
Según la Profeco, y de acuerdo a una denuncia, “la mencionada proveedora señalaba supuestos beneficios del champú Tío Nacho Matizante, detectándose que el producto señalado no sirve para los fines que manifiesta”.
La dependencia detalló que desde el año pasado se requirió a la empresa información que acreditara la veracidad de las frases difundidas en la publicidad del producto, pero la empresa nunca presentó evidencia para dar soporte a las frases publicitarias.
El champú prometía mantener la coloración después de usar algún tinte en el cabello. Debido a que el producto no cumplía esa promesa, desde enero se inició el procedimiento por infracciones a la Ley Federal de Protección al Consumidor, por lo que Profeco ordenó la suspensión de la publicidad por cualquier medio.
Luego de la suspensión en la publicidad Genomma Lab decidió ofrecer pruebas a la procuraduría; sin embargo, no fueron datos contundentes, ya que no dieron soporte “a ninguna de las frases publicitarias sobre este producto, lo que defrauda las expectativas generadas en la ciudadanía”.
Genomma ya ha sido sancionada por su publicidad engañosa: En Colombia, en 2011, la Superintendencia de Industria y Comercio la multó con 74 mil dólares porque marcas como Tío Nacho Contra Canas y Siluet 40 prometían beneficios que no cumplían.