lunes, 4 de noviembre de 2013

Muerte Absurda

Jugando con las olas semanas antes de la tragedia
(Facebook)
Muere un adolescente que desafiaba las olas en Inglaterra
2013-11-04 | Dylan Alkins.
Al final su afición preferida fue la que acabó con su vida. Dylan Alkins, un adolescente británico de 14 años, disfrutaba contemplando el mar y sintiendo cómo las olas se estrellaban contra su cuerpo.
Así lo demuestra la imagen posteada en Facebook por sus amigos en la que se le ve semanas antes de su muerte con los brazos abiertos, feliz, mientras sentía el impacto de las aguas.
Sin embargo, este arriesgado hobby se iba a tornar en tragedia muy poco tiempo después cuando una enorme ola le arrastrase al mar delante de todos sus amigos.
Lo que pocos se explican es por qué estaba el grupo de adolescentes allí, tan cerca del peligro en las aguas bravías y descontroladas de Newhaven (East Sussex, Inglaterra) por culpa del temporal que azota el norte de Europa y que ya ha costado la vida a varias personas. Y es que probablemente la muerte del joven se podía haber evitado si él no hubiese insistido en ir a ver las olas, desafiando toda prudencia y sensatez.
“Dylan bajó aproximadamente a las 4 de la tarde. Estaba excitado por estar en las olas. Tomaba muchos riesgos, le gustaba enredar”, relató Aaron Windsor, un amigo suyo de 12 años que no estaba con él cuando ocurrió la tragedia.
La que sí estaba era Paige, de 14, que contó el preciso momento en el que la ola se había llevado por delante a Dylan. No pudieron hacer nada por ayudarle.
Dylan Alkins (Facebook)
“Estábamos todos allí en la playa. Dylan estaba de pie alejado unos 15 metros del mar. No estaba nadando como todo el mundo dijo, no es estúpido. Nos giramos para mirar hacia Peacehaven y cuando nos dimos la vuelta había una ola enorme, debía ser de unos 20 pies (6 metros), que le cubrió y le arrastró al mar. Me quedé en shock”, cuenta.
Los equipos de rescate trabajaron contra las duras condiciones climáticas para tratar de rescatarle, pero fue en vano. Las esperanzas de encontrarle vivo se desvanecieron por la tarde.
Varios testigos dijeron que habían visto al grupo de jóvenes jugando junto al agua, pero que no les dijeron nada por miedo a discutir con ellos.
“Pensé en aconsejarles que se alejaran, que era peligroso, pero imaginé que me iban a decir que me marchara, ya que eran muchachos jóvenes”, contó uno.
“Las condiciones eran atroces. Me hubiera gustado ir a avisarles”, relató otro.
Las autoridades siguen buscando el cuerpo, mientras que los homenajes se suceden. Uno de los últimos ha sido el de sus amigos, que siempre le recordarán en el colmo de la felicidad jugando con las olas, como en esa foto de Facebook que ya ha dado la vuelta al mundo.