domingo, 3 de noviembre de 2013

Muertes Absurdas

El perro asesino
En 1988 en Buenos Aires, Argentina una familia de apellido Montoya que vivía en el piso 13 del barrio de Caballito, se fue de vacaciones dejando a su perrito al cuidado del vecino. Pero el can tuvo la maravillosa idea de salir al balcón, donde perdió el equilibrio y cayó sobre una mujer de 75 años la cual murió al instante. El accidente hizo que los vecinos buscaran de ayuda inmediata; una de esas personas fue Edith Solá quien de la desesperación cruzó la calle sin cuidado y fue atropellada por un autobús,
Edith murió al instante. Un anciano al ver el horrible espectáculo sufrió un ataque cardiaco  y falleció camino al hospital. La tragedia fue descrita con una frase que uno de los testigo que mencionó en una entrevista “parecía un atentado, había cadáveres por todos lados”.