martes, 13 de enero de 2015

Saludo de beso entre hombres

Saludo de beso
Aun cuando para la mayoría de los norteamericanos les resultan inexplicables algunos hábitos de otras culturas y les parece extraña la costumbre de hombres que saludan a otros hombres con besos, incluso si no se conocen. El beso en la mejilla es un ritual o gesto social-mente aceptado, utilizado ya sea como signo de amistad, como saludo, para felicitar a alguien, para mostrar respeto o por simple cordialidad.

Tal ritual no indica necesariamente algún interés de tipo romántico o sexual. El beso en la mejilla es más común en Europa y Latinoamérica que en Norteamérica, exceptuando Miami y Quebec. 
Los líderes de la Unión Soviética y otros países comunistas de Europa del Este solían saludarse de beso en actos públicos de Estado.
Dependiendo de la cultura local, el beso en la mejilla puede ser considerado apropiado entre un hombre y una mujer, un padre y un hijo, dos mujeres, o dos hombres.
El beso entre hombres es socialmente aceptado en Rusia, Medio Oriente, Chile, Uruguay y Argentina (aunque no en todas las provincias), pero puede conllevar asociaciones con la homosexualidad en Europa Occidental, Asia (fuera del Medio Oriente), la mayor parte de Latinoamérica y los Estados Unidos, salvo que sean parientes de sangre (hermanos o tío-sobrino).
Cuando el saludo es un beso en la mejilla, ambas personas se inclinan hacia adelante o bien se tocan mejilla con mejilla, o bien labio con mejilla. Generalmente el gesto es repetido en la otra mejilla, también se puede realizar alternando mejillas. Dependiendo del país y el momento, el número de besos puede ser uno, dos, tres o cuatro. El apretón de manos o el abrazo puede formar parte del ritual.
Besarse en la mejilla es una práctica común en muchas culturas, aunque varía ligeramente su significado y el gesto en sí. Por ejemplo, el acto de besarse en la mejilla puede o no estar acompañado de un abrazo. El ritual puede tener diversos significados, dependiendo de la cultura de cada país, grupo étnico o tribu. Aun cuando el gesto pueda parecer familiar en realidad se trata de una cortesía.


Tribu Malawi (Africa)
Una tribu africana del norte de Malawi (en el distrito Karonga), los Ngá, los hombres se saludan sacudiendo el pene del otro, ritual que les resulta fácil porque utilizan taparrabos. El protocolo habitual son dos sacudidas, tres sacudidas si se tiene un grado mayor de aprecio o existe relación familiar. Pero si nos pasamos de efusión y realizamos cuatro sacudidas o más estaría mal visto.
Las mujeres Ngá se dan apretones en los pechos, de igual manera clasificados en número y connotaciones como las sacudidas del pene que realizan los hombres.
El saludo entre hombres y mujeres Ngá consiste en el intercambio de sacudidas de pene y apretones de pechos mutuo, aunque si se llegan a realizar cuatro, su significado sería el de haber interés el uno por el otro.
En cuanto al beso, en algunas tribus de África, se pensaba que era peligroso besarse, pues el alma podía escaparse por la boca.

Asía
Los asiáticos del este, China y Japón), no suelen ser afectos al contacto físico como forma de saludar. En Japón el saludo se basa en inclinaciones de cabeza o reverencias, según sea el respeto y el aprecio que se profesen, casi siempre dependiendo de rangos jerárquicos y los besos apasionados se realizan en el cuello o manos, pero no en los labios.
Algunas tradiciones religiosas de oriente, el beso sería una manera de dar y recibir energía espiritual.
En las culturas indostánicas y en Borneo, el besarse sería una forma de reconocer por el olfato a la persona que saluda.
En la India disponen las manos juntas a la altura del pecho y se pronuncia “Namaste”. Dependiendo de si la otra persona tiene un mayor rango, como un jefe o familiares (de un hijo a padre), uno se inclina y toca los pies al de mayor orden jerárquico como muestra de gran respeto.
Los musulmanes se dan la mano, pero de una forma parecida a la primera posición en que dos personas hacen un pulso; mientras tanto, se dice “salam aleikum”. La mujeres lo hacen de idéntica manera entre ellas, pero entre hombres y mujeres no está bien visto tocarse, a no ser que sean familia. En este caso, se estrechan la mano o se abrazan si existe mucha confianza. El abrazo es más bien una palmadita en la espalda, al que le siguen tres besos, en los que sólo se presenta la cara.

Europa
En Europa, lo habitual es estrechar las manos a desconocidos, y dar besos en la mejilla cuando ya son gente conocida, familiares o amigos. Lo que suele variar es el número:
En ciertas áreas del norte de Francia, llegan a darse hasta cuatro besos que se ha hecho moda Parisina entre jóvenes, aunque lo habitual son tres, y entre hombres, dos.
En Holanda, Bélgica, Alemania o Suiza suelen darse tres besos alternándose las mejillas (derecha, izquierda, derecha).
En Holanda, podemos también observar lo que se denomina pico o picorete, que es besarse en la boca de manera fugaz. Esto puede ocurrir entre hombres y mujeres que sean conocidos.
En Polonia existe una antigua costumbre donde los hombres besan en la mano a las mujeres cuando les son presentadas o son conocidas. Lo habitual aun así, son tres besos, aunque parece que se está desechando la costumbre para quedar en un saludo sin tocamiento alguno.
En Rusia, lo normal es darse tres besos, y en ciertas regiones, llegan hasta seis besos. En algunas áreas rurales, la gente se da numerosos besos, aunque sean sólo conocidos. Otra tradición de Rusia, aun siendo antigua, es la de besarse en la boca.
En España se dan dos besos cuando son gente conocida, y se estrechan las manos cuando alguien desconocido es presentado o siempre entre hombres. Entre mujeres y hombres se puede ampliar el formalismo a darse dos besos para una primera presentación. En familia, es costumbre dar un solo beso. El beso, usualmente no se da para quedar en un sencillo roce de mejillas. En algunas partes, como las Islas Canarias, se acostumbra dar un sólo beso, y hay hasta una moda moderna donde los familiares se dan picoretes entre ellos.
En Italia es costumbre besarse comenzando por el lado opuesto (mejilla izquierda) y la cantidad de besos es dos, pero siempre que sean gente conocida, inclusive si quienes se saludan son dos hombres. Al contrario, si son desconocidos, da igual si son hombre o mujer, el saludo consiste en darse la mano.
Los británicos e irlandeses no se besan en un saludo.
En Hungría se dan dos besos sólo a mujeres con mayor confianza y familiaridad. Además de que se empieza por la mejilla izquierda. Esto hace que españoles recién llegados pasen un periodo de adaptación chocando narices o dando besos en la boca por error.

Esquimales
Uno de los besos más conocidos es el que practican los esquimales, quienes suelen frotarse la nariz. Para los esquimales, la palabra “besar” es idéntica a la que se utiliza para decir “olor”. Por ello en el llamado “beso esquimal”, se frotan las narices.

Oceanía
Algunas regiones de la Polinesia guardan similitud con el saludo o beso esquimal.
En las islas Tinquia del Pacífico no se besan, la novia une su nariz a la del novio e inspiran por el espacio de unos minutos.

América
En Latinoamérica normalmente se suelen dar un sólo beso en la mejilla cuando son conocidos o familiares, pero generalmente se suelen dar la mano. Entre hombres lo usual es darse la mano siempre.
En Panamá, los hombres con las mujeres se saludan sin beso.
En algunas regiones de Argentina, sobre todo en ciudades grandes, los hombres se dan un beso en la mejilla, sin que haga falta mucha familiaridad para eso. En ciudades pequeñas, los hombres estilan el saludo de estrechar la mano, a menos que sean parientes. Pero aun cuando se hace, nunca es más de un beso al saludar y otro al despedirse. Sin embargo, también hay familias o grupos que se saludan con dos besos.
En algunas partes de Brasil, suelen darse hasta tres besos.

En Estados Unidos es raro que se saluden con un beso, incluso entre amigos o conocidos, se suele estrechar las manos. En familia, los padres pueden dar un beso a sus hijas en la boca. En Canadá son algo reticentes a cualquier contacto físico, evitando darse la mano en sustitución de un simple saludo oral.