martes, 7 de abril de 2015

Políticos

La negra historia del Negro Sansores
El 22 de diciembre de 2005 la prestigiada revista PROCESO publicó un artículo referido a una de las etapas críticas y polémicas de un espécimen de la Fauna Política Mexicana, Carlos Sansores Pérez.

En 1977 Proceso ya había publicado un reportaje de Elías Chávez en su edición 44. En aquella ocasión el periodista iniciaba su artículo con una afirmación "Carlos Sansores Pérez caerá: dejará de ser líder del PRI, ¿por qué caerá?

José Ortiz Avila, general, exgobernador de Campeche, compadre y uno de los principales promotores de Sansores Pérez, afirmó que el Negro Sansores es un traidor, un desleal, un bandido. Dos veces ha traicionado al PRI; actuó deslealmente con sus amigos –inclusive provocó por órdenes de Luis Echeverría, la caída de Carlos A Madrazo–; se ha enriquecido cometiendo latrocinios y hasta es autor intelectual de un asesinato. Según lo afirma el periodista.


De acuerdo a las declaraciones de Ortiz Ávila, el también exgobernador de Campeche, –Sansores Pérez tenía el encargo de hacer surgir un nuevo maximato en cuya cúspide estaría “El Mesías”, aunque –Sansores Pérez no es más que producto del medio corrompido en que se ha desarrollado la política mexicana Sansores Pérez no es una excepción Excepción sería hablar de un político digno, que ciertamente los ha habido pero no han progresado.

Para Ortiz Ávila en México, el político que progresa es el político abyecto, el político servil, el que hace genuflexiones, el que piensa que el fin justifica los medios. La política mexicana es de tartufos (haciendo referencia a la comedia homónima de Moliere, encarnación de la falsedad, la maldad y la hipocresía) y Sansores Pérez es el Tartufo por excelencia –asegura Ortiz Avila en alusión al personaje de la comedia homónima de Moliere.

Para Ortiz Avila, según el periodista, Sansores Pérez no tiene la culpa de ser hijo de un asesinado y sobrino de un asesino. Ulises Sansores, originario de Champotón, Campeche, fue asesinado en la época del cacicazgo de Ángel Castillo Lanz, señor de horca y cuchillo que quitaba y ponía gobernadores como le daba la gana y que también estaba emparentado con la familia de Sansores Pérez Ocurrió que Castillo Lanz hizo que el Congreso desaforara al gobernador constitucional, Silvestre Pavón Silva, y nombrara como sustituto a don Ramiro Bojórquez Y cuando se avecinaban las nuevas elecciones para gobernador, el padre de Sansores Pérez quiso obtener la gubernatura, se metió en política y fue asesinado Obviamente lo mataron por motivos políticos En ese tiempo Sansores tendría unos 10 o 12 años Pero aquí se viene algo que muestra qué clase de sangre tiene esa familia: Gregorio Sansores, cuando supo la muerte de su hermano y sabiendo que el presidente municipal, Vázquez Marina, también pretendía ser gobernador, salió de su casa desaforadamente, buscó al chaparrito Vázquez Marina –traje blanco, zapatos blancos, pajilla (sombrero de carrete) a la última moda– lo encontró y, sin mediar palabra, le vació la carga de su pistola Sansores Pérez crece y en su juventud ingresa al Instituto Campechano, para estudiar derecho Paralelamente, mueve grupos en contra de los gobernadores Mena Córdoba y Benjamín Romero Esquivel

El presidente de la sociedad de estudiantes del Instituto Campechano Su secretario era el ingeniero Eugenio Echeverría Castellor, que no tiene ningún parentesco con “El Mesías” Y cuando Sansores Pérez se recibe de abogado llega al gobierno del estado el licenciado Eduardo Lavalle Urbina Con la ayuda de María Lavalle Urbina, Sansores es nombrado jefe de la Policía Judicial Luego, el gobernador Lavalle Urbina ayuda a Sansores para que sea, por primera vez, diputado federal, durante la presidencia de Miguel Alemán, cuyo secretario de Gobernación era Héctor Pérez Martínez, que había sido gobernador de Campeche. Otro diputado federal por Campeche era Manuel López Hernández, quien con la simpatía de Miguel Alemán sucede en el gobierno del estado a Guayo Lavalle Urbina y se lleva a Sansores Pérez de secretario general de gobierno.

El exgobernador Ortiz Ávila afirma que durante el gobierno de Manuel López Hernández y Sansores Pérez como secretario general de gobierno, casi todos los impuestos se cobraban por alcabalas Inclusive, el cobro de esos impuestos, como el del alcohol, el del azúcar, el predial, eran rematados por el gobierno. Pero el renglón más favorecido era el de los maicitos de los campesinos Y este Sansores Pérez, que se dice ahora protector de los campesinos y líder de los desvalidos, obtuvo la concesión para cobrar, él, la alcabala del maíz a los campesinos, impuesto que no estaba gravado. Así, Sansores Pérez logró reunir algo de dinero y luego traicionó a López Hernández: se separó del gobernador y empezó a atacarlo.

Tras el conflicto con Sansores Pérez, el gobernador López Hernández se apoyó en los cuadros del partido y durante la campaña de don Adolfo Ruiz Cortines, la política en Campeche está dividida por el grupo que encabeza el gobernador, y el de la coalición que Sansores había formado en contra del partido y que ahora dirigía.

La Coalición Nacional Revolucionaria estaba dirigida también por Braulio Maldonado y por Leopoldo Salas Y cuando don Adolfo Ruiz Cortines llegó a Campeche en su gira electoral fue recibido por el grupo mayoritario del gobernador, pero también asistió a un mitin del grupo de Sansores. El ya presidente de la república para calmar y controlar a Sansores , lo otorgaron la candidatura a diputado por segunda ocasión, le otorgaron algunas comisiones y lo nombraron delegado del PRI en varios estados, donde muchas veces lo acusaron de vender las presidencias municipales 

Durante el gobierno de Campeche a cargo del doctor Trueba Urbina, nuevamente Sansores encabeza la coalición para atacar al gobernador, aún cuando para entonces ya había muerto Leopoldo Salas Rovira y Braulio Maldonado ya era gobernador de Baja California. Así que Sansores creó el Partido Campechano Revolucionario. 

Adolfo López Mateos, entonces candidato a la Presidencia, para controlar y apaciguar al grupo encabezado por Sansores, nuevamente lo hacen diputado federal, para luego incorporarse el gobierno del general José Ortiz Avila, que lo aceptó por recomendación del general Alfonso Corona del Rosal. Su dedicación al gobierno y su docilidad provocó que Ortiz Avila estableciera compadrazgo con Sansores Pérez al bautizarle a la última de sus hijas y ser padrino de boda de dos de ellas.

Aunque Sansores Pérez no apoyo directamente la campaña a gobernador de Ortiz Avila, por estar impedido legalmente derivado de un proceso como autor intelectual del asesinato del señor Herrera, presidente del comité municipal del PRI en Dzitbalchel. Cuando asesinaron al señor Herrera, el gobernador Trueba Urbina ordenó una investigación Aprehendieron a los autores materiales, y obran en autos sus declaraciones de que Sansores había dirigido ese crimen

Según el exgobernador Ortiz Ávila el motivo del asesinado del señor Herrera fue el control de los municipios, de la cual parte la fuerza política de Sansores. Cuando los autores materiales del crimen denunciaron al autor intelectual, el procurador giró orden de aprehensión contra Sansores. El encargado de ejecutar la orden era Mario Mena Britoi. Sin embargo por intervención de Ortiz Ávila ante el gobernador Trueba Urbina, el procurador se desistió de la acción penal en contra de Sansores, lo que permitió su regreso a Campeche para encabezar la tercera candidatura a Diputado Federal.

Ortiz Ávila y Sansores Pérez encabezaron el apoyo en Campeche de la precandidatura a la presidencia de la República de Gustavo Díaz Ordaz, quien devolvió el favor para otorgarle la candidatura al senado de la república a la formula de Sansores Pérez y de María Lavalle Urbina hermana del licenciado Eduardo Lavalle Urbina, exgobernador.

La lista de sucesión de Ortiz Ávila en Campeche, elaborada por él mismo, estaba encabezada en primer lugar por la senadora de la república María Lavalle Urbina; segundo, Carlos Sansores Pérez, senador; tercera, Carlos Pérez Cámara, que fue secretario general de su gobierno y en esa época era diputado federal; cuarto, Ricardo Castillo Oliver, secretario general de gobierno; quinto, Nicolás Canto Carrillo, que había sido senador y, en ese momento, presidente municipal de Campeche, y por último el director de Obras Públicas en el estado, Eugenio Echeverría Castellot. Tras el apoyo institucional Sansores Pérez resultó precandidato mientras era delegado del PRI en Guerrero.

Luis Echeverría Álvarez, como secretario de Gobernación, informó al gobernador Ortiz Ávila que Sansores sería el precandidato y que debía de informárselo, lo que hizo en Acapulco para luego financiar su campaña.

Ortiz Ávila con profundo arrepentimiento afirma que Sansores Pérez lo primero que hizo como gobernador fue suprimir los informes diarios de la hacienda pública. Nunca hizo una publicación de sus informes de gobierno. Llegó al gobierno con una voracidad desenfrenada y no hubo actividad económica en la que no estuviera metido: controló las gasolineras de Campeche, hizo una poderosa flota camionera, compró una hacienda que se llama San Lorenzo, a la que llevó arena de otros lugares para hacer playas artificiales; acaparó la producción de miel; estafó a los campesinos de los ejidos forestales, saqueó la riqueza forestal de Campeche y al frente de sus aserraderos puso a su hermano Ramiro Sansores.

El exgobernador Ortiz recuerda: " Cuando se apropió de una de las gasolineras, la del señor Rosado, en Escárcega, lo mandó llamar y le dijo: --- –Mocho –porque le faltaba un brazo– te voy a dar tanto por tu gasolinera. –No, Negro –contestó Rosado a Sansores–, no la vendo. –No te estoy preguntado Te voy a dar tanto –insistió Sansores. –Pero es que vale más –replicó Rosado. –Ya hicimos el cálculo Vete a la tesorería para que te den el dinero y firmes los documentos".

––Ortiz Avila afirma que solapado y apoyado por “El Mesías”, Sansores Pérez se convirtió en un todopoderoso, e inclusive llegó a la burla de que pidió licencia como gobernador para que le inventaran el cargo de subsecretario general del partido y lo hicieron diputado por un distrito de la capital de la República, que ni siquiera conocía ni sabía dónde estaba Y posteriormente lo hicieron líder de la Cámara de Diputados, luego senador y líder del Senado, y finalmente presidente del CEN del PRI.