sábado, 24 de octubre de 2015

Dos estrellas se funden en "El Beso de la Muerte"

Gran impacto ha causo el llamado “beso de la muerte” entre dos estrellas que llegan a tocarse, lo que hará que ambos astros desaparezcan y se fundan en una nueva estrella gigante; o se forme un agujero negro.

El hallazgo fue obra del trabajo de un equipo internacional de astrónomos en el VLT (“Very Large Telescope”), de la ESO.

El VFTS 352, un sistema estelar único, se encuentra a 160,000 años luz de distancia de la Tierra, en la llamada Nebulosa de la Tarántula, un lugar en el que continuamente nacen nuevas estrellas y que es de los más activos del Universo cercano.

Este sistema solar fue el lugar en donde los astrónomos hallaron a las dos estrellas, una imagen de las más extrañas jamás que se han observado.

“VFTS 352 está formado, pues, por dos estrellas extremadamente calientes, brillantes y masivas que se orbitan mutuamente en menos de lo que dura un día. Ambos astros están tan cerca que sus respectivos centros apenas están separados por 12 millones de km. De hecho, las estrellas están tan próximas que sus superficies llegan a tocarse, formando un «puente» a través del cual se intercambian materia. Pero VFTS 352 no es solo el más masivo de los «sistemas binarios de contacto» conocidos (la masa de ambas estrellas juntas tiene 57 veces la masa del Sol), sino también el más caliente, con temperaturas superficiales de más de 40.000 grados”, publica el diario ABC.

“Si las estrellas mezclan sus materiales lo suficientemente bien, ambas podrían seguir siendo compactas, evitando la fusión. Lo cual llevaría a ambos cuerpos a seguir un nuevo patrón evolutivo que es completamente diferente a las predicciones clásicas de evolución estelar. En el caso de VFTS 352, ambos miembros terminarían probablemente sus vidas en sendas explosiones como supernovas, formando un sistema binario de agujeros negros”, explicó la astrofísica teórica del equipo, Selma de Mink, de la Universidad de Amsterdam.