jueves, 7 de abril de 2016

La tigresa y sus cochinitos

La historia de la tigresa Sai Mai y los cochinitos

2010 según el horóscopo chino representó el año del ‘Tigre’, donde la fortaleza, el dominio y los sentimientos arraigados por la familia fueron puestos de manifiesto.

En un Zoológico de Thailandia, una tigresa llamada Sai Mai dio a luz a unos cachorros. Debido a las complicaciones del embarazo en cautiverio, los cachorros nacieron prematuramente y lamentablemente murieron poco después. Luego de recuperarse del parto, la salud de la tigresa comenzó a declinar, aunque físicamente ella estaba bien. Los veterinarios pensaron que la pérdida de sus cachorros la había hecho caer en depresión.

Decidieron que si sustituían a los cachorros por los de otra madre, ella se mejoraría. Después de verificar en varios Zoológicos a través del país, comprobaron que no había cachorros de una edad similar. Los veterinarios tenían que decidir algo que nunca antes se había intentado en ese Zoológico:
algunas veces una madre de una especie adquiría bajo su cuidado a unos cachorros de otra especie.

Los únicos “huérfanos” que pudieron encontrar rápidamente era una camada de cerditos. Los veterinarios envolvieron a los cerditos en “piel de tigre” y los colocaron alrededor de la tigresa.La tolerancia y el instinto de madre, pudieron más que la depresión. Los crió y amantó hasta que pudieron valerse por sí mismos los cerditos.

Pasado un tiempo,uno de los cerditos de dos años se acerca de visita a su madre adoptiva, una tigresa de seis años llamada ‘Sai Mai’, en el zoo Sriracha de la provincia de Chonburi (Tailandia). Empleados del zoo vistieron al cerdo con un traje tradicional chino, con motivo del inicio del año lunar en ese país.