miércoles, 22 de junio de 2016

Padre solidario

2016 0622 | El pequeño Marshall tuvo que ser sometido a una cirugía en la cabeza, ya que su vida estaba en peligro, pero la cicatriz que le dejó la operación le causó problemas.

El pequeño de 8 años de Kansas fue diagnosticado el pasado año de un astrocitoma anaplásico, un tipo de tumor cerebral maligno y al que para poder extirparlo es necesario someterse a una complicada cirugía.


Tras la operación y la gran cicatriz que ésta le dejo, el padre del menor busco ayudar a su hijo tatuándose exactamente la misma cicatriz que le había dejado la operación en la cabeza.

El menor le contó a su progenitor que se veía como “un monstruo”, por lo que Josh decidió actuar, ya que veía como Gabriel había perdido la confianza en sí mismo.

Padre e hijo se tomaron una foto y la compartieron en redes sociales, la cual se ha viralizado rápidamente.

La respuesta a su acción le ha traído al padre de familia muchos elogios y al menor buenos deseos sobre su pronta recuperación; pero también hay críticas, ya que hay quien opina que fue una tontería el tatuarse, además de que lo acusan de haber montado un montaje con tal de viralizar la foto.

Con información de ABC



PUBLICIDAD:

Alejandro Jalil García Monreal - Promotor inmobiliario www.alejandrojalilgarciamonreal.com